El arroz que comemos tiene arsénico: DOS formas de quitarlo.

El arsénico es un componente natural que produce la tierra, y el arroz que consumimos a diario tiene parte del mismo en su composición, aunque a niveles muy muy bajos, lo que sucede es que, a diferencia de otros cereales, el arroz se siembra con grandes cantidades de agua estancada, lo que hace que la proporción del veneno aumente en 10 o 20 veces debido a que eso hace que absorban más arsénico.

PIXABAY

El arsénico es un componente cancerígeno catalogado por la Unión Europea como de categoría 1 y de siempre se ha conocido en miles de novelas policíacas como veneno mortal para muchos de sus protagonistas.

Pero, ¿se puede quitar el arsénico del arroz de consumo diario?, ¿de qué forma?

Pues la clave está en el agua:

  1. Es necesario que pongas el arroz en agua la noche de antes en una proporción de 5 a 1, es decir, cada cinco partes de agua echas una de arroz.
  2. Cocinar el arroz previamente al remojo reduce considerablemente también los niveles de arsénico, pero en menor proporción que la opción anterior.

En resumen, el arsénico está ahí y hay que quitarlo si se puede. Lo mejor, ponerlo en remojo la noche de antes, como los garbanzos.

Autor entrada: EQUIPO AMRN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.